El Mundial de League of Legends vuelve a EEUU: la final será en el Staples Center