Si vas a Marsella tienes que pedirle un deseo a la Notre Dame de la Garde