Pisamos el césped del Estadio Luzhnikí, donde se jugará la final del Mundial el próximo 15 de julio