Avances tecnológicos, pasión por el Karaoke y una gastronomía peculiar: Así es Taiwán