Sanitá, el barrio en el que los propietarios plantan cara a la Camorra a base de disparos