Álvaro Palacios: "El vino del viñedo del Bierzo te acaricia por dentro, no hay palabras"