Risto, a Bertín: "La vida te pega palos, ¿y sigues creyendo en Dios?"