Alberto Garzón: “Prima más el mensaje en 140 caracteres que una reflexión sosegada”