Pau Gasol, y el mate con el que se ganó el respeto de Kevin Garnett