Risto, a Lorenzo: ¿Por qué vives en Suiza?