Un zasca y una flecha de Cupido entre las primeras impresiones