Víctor, a por Sergio, sin piedad: “guarro”, “estratega”, “mentiroso”…