¿Qué tienen que ver una japonesa y Mercedes Sosa?