Strippers, caracoles fugitivos y unos spaghetti al Lecquio’ Style, en la cena de Ana Obregón