Repasan la vajilla y la cubertería de Encarni porque está muy... ¡sucia!