Una tortuga, un incidente y un ataque de risa marcan la cena de Santiago, este miércoles