Noe, a Pedro: "No sé cómo puedes disfrutar con la tortura de un toro"