Los toros, las túnicas y el sexo triunfan más que la cena cutre de Víctor Janeiro