Los invitados desquician a Toñi Salazar, que les llama "pijos" durante su cena