Y para terminar la cena en casa de Mari Carmen… ¡Una partida al Twister!