Con mucho cariño, pero la sopa de Violeta no sabía a nada