Una tarta y unas sevillanas cierran una velada de sobresaliente en casa de Ana