Santiago se come las hojas de las fresas ¡Y los kiwis sin pelar!