Un salmón “de hospital” convierte en desastrosa la cena de Fernando