Un salmón arrojadizo y un ataque de risas en el plató principal