Ruth va a por todas con un menú repleto de “mentirijillas”