El remate final: una clase de taichí