Raquel se la juega con un menú con cantidades a ojo y “para seis comensales” (y son cinco)