En el próximo: Cena movidita en casa de Sarah con un posible “vómito” sobre el plato