Ni Super Mario ni la música de un violín, Esperanza se venga de Juanjo