El postre de Paco levanta pasiones encontradas: de los “peros positivos” a las críticas por la espalda