Nunca un postre fue tan, tan, tan picante: “¡Qué pena, con lo maja que es!”