Un pelo y un plato precocinado ponen en peligro la cena de Alexandra