Un batido de placenta como colofón a un microcosmos japonés en casa de Yoka