Miguel Ángel encuentra un pelo en su plato: el premio de la noche