Pad thai y kimonos, entrante asiático en el casoplón de Sarah