Pablo gana los 3000 euros después de confesar que es jefe de cocina