¡Noe venda los ojos a sus invitados para cenar!