Nuria se transporta a su mundo online y… ¡Se quemó el bacalao!