El primer plato: Un wasabi muy picante y una copa de vino derramada