Nagore se agarra a su tierra y brilla con un menú muy vasco… a excepción del postre