El monstruo verde de Maite deja a los comensales tocando las palmas