La merluza de Mª José estaba tan mala... ¡Que no la quiere ni su gato!