Los invitados de Virginia no la consideran merecedora del premio