Preguntas comprometidas y un menú sin éxito: Así ha sido la noche de Tania