Ana deja con hambre a sus comensales y se queda con un cinco raspado