Nervios, lágrimas y mucho bacalao en el menú de Sonia