Un menú de principios: Eva se la juega con platos “veganos estrictos”