El menú brasileñó de Pichurry: omelette, vaca atolada y dulce de cielo