La falta de limpieza tira por la borda el menú de Kake